Unas mechas Babylight en tonos cálidos devolverán la vida a tu melena.

Es posible que sin darte cuenta hayas llegado al punto de tener el pelo quemado por abusar de las mechas.

Ya sea en casa o en la peluquería saber manejar una decoloración no es tarea sencilla. Aún hoy en día en muchos salones utilizan el papel de alumino para realizar reflejos rubios en el cabello, una técnica casi obsoleta ya que es muy dañina para la salud capilar. En ocasiones el aluminio es sustituido por otro tipo de papel pero resulta igual de agresivo.

¿Porque utilizar papel de plata para hacer reflejos? Básicamente sirve para  proteger el resto del cabello del producto decolorante y conseguir que no queden manchas, pero su principal función es la de calentar la decoloración y que su efecto sea más rápido y así conseguir aclarar el cabello varios tonos en una sola sesión.

¿Merece la pena? Absolutamente no! Sacrificar tu melena para conseguir un rubio nórdico es un capricho que te puede costar muy caro. Realizar decoloraciones a un alto volumen puede provocar daños irreparables en tu melena. Rotura de la fibra capilar, pérdida abundante del cabello o pelo chicle son las más comunes.

En el siguiente ejemplo os mostramos una corrección de color llevada a cabo con unas suaves mechas Babylight en tonos cálidos.

La clienta vino con un cabello extremadamente decolorado, después de un diagnóstico previo del estado del cabello nos dispusimos a realizar el color y corte.

Usando un decolorante a muy bajo volumen dibujamos unas finas iluminaciones por toda la melena. Al acabar el tiempo de exposición hidratamos la melena en profundidad con  nuestra exclusiva línea de productos veganos sin químicos.

Finalizamos con un corte de saneamiento y un secado al aire con la ayuda de nuestro aceite de Argán natural para dominar el frizz y cerrar la cutícula.

¿El resultado? Juzga por ti misma!